Malestar y estrés
maneja el estres

Estrés-distrés! sabes vivir sin él?

Y tú, cuál tienes?

Vives hecho un manojo de nervios? La ansiedad te supera? El tiempo no te alcanza? Te cuesta concentrarte? No logras dormir bien? …
A menudo escuchamos hablar del estrés. Parece que todo tiene que ver con él o por lo menos, es el responsable, de casi todo lo que nos pasa. Será tan así?

No todo el estrés es malo. El distres es la parte negativa del estrés. Negativa, en tanto puede hacernos daño. Pues, si a un nivel el estrés nos mantiene vivos, pasando ese nivel se volverá en nuestra contra. Si tu problema es el estrés, aprende a vivir sin él!

Diferenciemos

El estrés no es en sí mismo malo, de hecho en su justa medida nos ha ayudado a lo largo de la historia de la humanidad a poder sobrevivir como especie y adaptarnos. Claro! Nos genera un estado de alerta, enciende nuestros sentidos y todo nuestro cuerpo y mente se predispone a dar una respuesta que nos ayude a atravesar y resolver nuestros problemas.

Así suena bien. Pero, qué sucede cuando el nivel de tensión comienza a subir, subir y subir? En parte, porque no somos efectivos en la forma de resolver nuestros problemas o porque aún no existiendo tal situación de peligro nuestro sistema de alertas sigue activado produciendo más tensión.

Mira, se me viene una imagen para que me entiendas mejor, imagina que llevas un montón de cosas en tus manos, muchísimas, y de golpe una se te cae, y por agacharte a buscar esa, se te caen dos más y así vas perdiendo cada vez más cosas y hasta incluso el equilibrio por hacer movimientos raros… No hubiese sido mejor llevar la mitad de las cosas y volver por la otra mitad luego?

Muchas veces, lo que nos genera más tensión y estrés, es no poder organizarnos bien, no tener establecidas con claridad nuestras prioridades. Al no resolver adecuadamente nuestros problemas, estos se acumulan y finalmente terminamos desbordados.

Tú puedes cambiarlo!

Con el paso del tiempo, si no afrontamos adecuadamente nuestros problemas, el estrés nos vuelve vulnerables.

Vulnerables a qué? vulnerables a enfermarnos! Al desgastarse nuestras defensas internas, se aceleran procesos. No podemos elegir de qué enfermarnos o mejor dicho de qué no enfermarnos, pero piensa si pudieramos dilatar esa posibilidad lo más lejana en el tiempo, qué bueno sería. Seguramente ganaríamos calidad de vida porque le habríamos ganado en tiempo a la enfermedad!

Priorizando

Sabes diferenciar entre lo urgente y lo importante? Seguramente alguna vez hayas escuchado hablar de esto. La prisa de las cosas cotidianas que tenemos que resolver, lo urgente del día a día hace que muchas veces vayamos perdiendo de vista para qué queríamos hacer todo eso, para qué era importante. Por lo tanto, nos volvemos como robots que corremos todo el día, desconectados de nosotros mismos porque todo va perdiendo un poco el sentido.

Organízate, no es poca cosa! Trata de ver qué cosas son realmente urgentes y qué cosas pueden esperar. Te sorprenderás cuando hagas tu lista, verás cuántas cosas pueden esperar!

Aprende a derivar

Pide ayuda

De eso que seleccionaste como importante decide qué tienes qué hacer si o si tú y qué puedes derivar. A veces lo que más nos cuesta es dejar que otros hagan en nuestro lugar. O porque pensamos que las cosas no se harán igual, o porque lo tengo que pedir y pienso que deberían darse cuenta solos. (No es así!), o simplemente porque aunque no des más y estés al límite, piensas que lo tienes que hacer tú, sientes que es tu deber y no hay nada como ocupar ese lugar central e imprescindible! (Te lo digo, no caigas en la trampa de tu ego!)

Déjate ayudar

Se necesita una cuota de humildad para aceptar que no puedes solo. En realidad nadie tiene que poder solo. Verás qué buena experiencia es dejarse ayudar, fortalece los vínculos. Y aprendes a darte cuenta con quiénes puedes contar! Y como la vida es dinámica no faltará oportunidad en que tú puedas también ayudar!

Dí no!

Estás acostumbrado a decir siempre que sí a todo? Estas buscando desesperadamente aprobación? Afecto? O simplemente tienes miedo al rechazo?

Aprende a decir que no! Por qué? Porque el amor es gratuito, y no tienes que pagar por él! Quien quiere quererte te querrá por quién eres tú, y si no, no valdrá la pena!

Menos deber y más placer

Cambia el orden! No puede ser que todas tus frases comiencen con “Tengo…” y no con “Quiero…”, tal vez no te hayas dado cuenta y el deber está asfixiando tu vida… haz lo que tengas que hacer pero no olvides hacer también lo que quieras en su justa medida, verás qué bien te hace sentir el equilibrio entre deber y placer.

Aumenta la dosis de lo que te hace felíz

Piensa en estos últimos días…, puedes darte cuenta cuántas veces te reíste?, piénsalo bien,… te cuesta? Y si te dijera que me digas todo lo que tuviste que hacer, a que no te costaría tanto… Algo está mal!

Aunque te cueste identificarlos, seguro viviste en los últimos días, momentos lindos, que te robaron una sonrisa, o te alegraron el día…. Identifícalos y sube la dosis! Suma más momentos de esos en estos próximos días. Y si nos los tienes, urgente tienes que trabajar en esto!

Si no eres feliz con lo que tienes…

Descubre la felicidad en las cosas pequeñas. Hay una frase hermosa que dice: “Si no eres feliz con lo que tienes , con lo que te falta tampoco”, es bellísima, pues nos da el secreto: Hoy puedes ser feliz! Ya! ahora! este es el momento! Solo depende de ti, disfuta tu café, como la cosa más linda de la tierra, su aroma, su color, su sabor, su calor!, una caminata por un bello paisaje, o el camino hacia tu trabajo, los colores, la libertad, … hazte de comer, con lo que tienes, algo rico y disfrútalo!… y podríamos seguir, la lista es infinita! a cada momento tienes la oportunidad de elegir cómo quieres vivir! Elige bien!

Eres libre!

Esto no es tan fácil de entender en su esencia, pero es verdad. Eres libre, siéntelo! Haz lo que tú quieras, permítetelo y hazte responsable de tu elección!. Disfruta de tu vida! La tienes para eso! No la malgastes, dale un sentido a tu vida! Esto te tendrá siempre motivado, con una dirección.

Piensa en soluciones

Si pensas en problemas, veras la vida a través de los problemas y si piensas en soluciones … ya te imaginarás, qué fácil podría volverse tu vida, podrías simplificarla.

Darle demasiado lugar a los problemas hace que cada vez ocupen más lugar y tú te sentirás más pequeño frente a los problemas que se verán cada vez más grandes. Si piensas en soluciones, éstas se volverán más importantes que los problemas y de a poco encontrarás el camino!

No puedes ver soluciones? Entrénate, redirecciona tu mente, comienza por poner tu energía donde valga la pena, toma distancia del problema y céntrate en esto, tal vez de pronto te sorprendas habiendo encontrado la solución.

No se trata de perfecto

Revisa tu nivel de exigencia. Estás exagerando? Para qué lo haces? Lo único que logras es aumentar tu frustración, tu tensión y tu ansiedad.

Trabaja en la tolerancia y la flexibilidad. Son muy buenas herramientas para tener siempre a mano, practícalas, entrénate y gana dominio sobre ellas.

Vínculos de calidad

Quédate con quienes valga la pena quedarte! Con quienes sepan valorarte, con quienes te ayuden a quererte. Con quienes te sumen en positivo.

Los vínculos de calidad, funcionan como una red de contención que amortiguarán cualquier desafío en la vida. Porque el amor, cura.

Haz el service!

Cada 10000 km debes hacer el service de tu auto, porque de esa manera revisas si todo esta en su lugar para que las cosas funcionen bien.

Pues, tú no tienes que olvidarte cada tanto de frenar, haz una pausa, tómate un tiempo para revisar cómo va tu vida, cómo estás. No permitas que el estrés avance sobre tí, haz correcciones de ser necesario. Tomate un momento para pensar en tí, medita, si puedes. Aprende a vivir sin estrés!

Si sientes que solo no puedes, no dudes en pedir ayuda a un profesional psicólogo

Compartir en:

«

»

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *